Y una noche, el vóley se reveló contra la dictadura – Diario El Zonda

La Selección Argentina que logró el tercer puesto en el Mundial de 1982, con los dos sanjuaninos: Raúl Quiroga, parado, con la camiseta nueve, y Leonardo Wiernes, hincado en el centro con la camiseta 12.

El ocaso del gobierno militar se podía vislumbrar en cualquier rincón de Argentina, incluso hasta en un partido de vóley, un deporte que hasta ese momento no era muy seguido por los argentinos.

Corría octubre de 1982. La dictadura que gobernaba el país desde marzo de 1976 estaba llegando a su fin. La dolorosa derrota en Malvinas fue su sentencia de muerte.

Los partidos políticos comenzaban a tomar protagonismo en la vida pública exigiendo la vuelta de la democracia. Los gremios salían a la calle reclamando que se mejorara la deplorable situación de los trabajadores.

Los problemas económicos y sociales se sumaban uno tras otro. El presidente Reynaldo Bignone, que a la postre sería el último de facto, junto con su gabinete, no encontraba solución a los múltiples planteos que le efectuaba la sociedad, agobiado además por las divisiones y peleas que existían en el seno del Ejército.

El ocaso del gobierno militar se podía vislumbrar en cualquier rincón de Argentina, incluso hasta en un partido de vóley, un deporte que hasta ese momento no era muy seguido por los argentinos.

Hugo Conte (7) remata luego del armado de Waldo Kantor (8), ante la mirada del capitán del equipo Daniel Castellani (2).

Luego de muchas idas y venidas debido a la situación que atravesaba el país en esos momentos, la FIVB (Federación Internacional de Voleyball) resolvió otorgar la organización del campeonato mundial a la Argentina.

La decisión la tomó dos meses y medio antes de la fecha prevista para el inicio, octubre de 1982. En el torneo participarían 24 selecciones de todo el mundo. Desde la cúpula militar no se puso ningún tipo de objeción a la organización debido a la falta de popularidad del vóley.

La competencia pasaría casi inadvertida dentro de la grave situación que atravesaba la sociedad. Pero se equivocaron. Los culpables de echar por tierra las presunciones de los militares fue un grupo de jóvenes conducidos por un técnico surcoreano, grupo que marcará una bisagra en la historia del vóley argentino.

Dicho proceso, que cambiaría el vóley en el país, se inició en 1975, un año antes de que los militares irrumpieran en el poder. El punto de partida lo marcó la asunción del surcoreano Young Wan Shon como entrenador del seleccionado argentino.

El nuevo técnico cambió la modalidad del entrenamiento, muchos de los cuales duraban hasta 6 horas, lo que no era bien visto por jugadores y dirigentes. El asiático ponía mucho énfasis en la repetición, la dinámica y la disciplina.

Los jugadores argentinos orgullosos con la medalla de bronce, el objetivo estaba cumplido.

Además, comenzó a trabajar con los juveniles, decisión que con el tiempo dio sus frutos, una brillante generación de jugadores cuya máxima conquista fue una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988. Shon les decía a sus muchachos: “Ustedes enseñar idioma, yo enseñar vóley”.

Sin embargo, los resultados de las giras previas al certamen que se realizó en tierras argentinas no fueron demasiados alentadores, pero el técnico asiático mantenía el optimismo.

El Mundial

El surcoreano no estaba desacertado. El comienzo del torneo le dio la razón. Sus muchachos, en el debut mundialista, vencieron a Túnez 3 a 0, para posteriormente derrotar a México 3 a 1 y caer ante Japón, una de las potencias del deporte. Los tres partidos tuvieron como escenario el microestadio de Newell’s Old Boys.

Raúl Quiroga, uno de los sanjuaninos que integró la plantilla junto a Leonardo Wiernes, expresó: “El apoyo del público nos potenció, no esperábamos un boom tan grande”.

Ese aliento se hizo sentir aún más durante la segunda fase del campeonato que se desarrolló en el Luna Park de Buenos Aires, fase en donde los locales vencieron sucesivamente a Corea del Sur, Cánada, Alemania Oriental y China, logrando el boleto a semifinales en donde cayeron ante la Unión Soviética, que finalmente se convirtió en el campeón del torneo al vencer en el partido decisivo a Brasil.

El 15 de octubre de 1982

Ese día, en el mítico estadio de Bouchard y Corrientes, Argentina derrotó a Japón 3 a 0, en el partido correspondiente al tercer puesto.

Pero también esa noche, el vóley se reveló contra la dictadura. Las 20 mil personas que colmaron el Luna, además del silbar al vicealmirante Carlos Alberto Lacoste (hombre fuerte de la FIFA) que se encontraba presente en el estadio, cantaron en varios pasajes del partido “el que no salta es militar”, a lo que le siguió “se va a acabar la dictadura militar”.

El grito del vóley pronto se extendió a las calles y a otros estadios del país. No fue en vano. En diciembre de 1983, un año y meses después de ese grito de libertad, Raúl Ricardo Alfonsín asumía la presidencia de la República.

La dictadura militar había llegado a su fin, la democracia florecía en Argentina y el vóley argentino comenzaba a ser protagonista dentro del ámbito internacional.

Defined by Nature: Planet Earth Habitant, Human, Son of Eladio Rodulfo & Briceida Moya, Brother of Gabriela, Gustavo & Katiuska, Father of Gabriel & Sofia; Defined by the Society: Venezuelan Citizen (Human Rights Limited by default), Friend of many, Enemy of few, Neighbor, Student/Teacher/Student, Worker/Supervisor/Manager/Leader/Worker, Husband of Katty/ Ex-Husband of K/Husband of Yohana; Defined by the US Immigration System: Legal Alien; Defined by the Gig Economy: Independent Contractor Form 1099; Studies in classroom: Master Degree in Human Resources Management, English, Chinese Mandarin; Studies at the real world: Human Behavior; Studies at home: Webmaster SEO, Graphic Web Apps Design, Internet & Social Media Marketing, Video Production, You Tube Branding, Trading, Import-Exports, Affiliate Marketing, Cooking, Laundry, Home Cleaning; Work experience: Public-Private-Entrepreneur Sectors; Other Definitions: Bitcoin Evangelist, Human Rights Peace and Love Advocate. Author of: Why Maslow: How to use his theory to stay in Power Forever (EN/SP); Asylum Seekers (EN/SP); Manual for Gorillas: 9 Rules to be the “Fer-pect” Dictator (EN/SP); Why you must Play the Lottery (EN/SP); Para Español Oprima #2: Speaking Spanish in Times of Xenophobia (EN/SP). Social Media profiles: Twitter/FB/Instagram/VK/Linkedin/Sina Weibo: @rodulfox
%d bloggers like this: